Puedes seguirme en Instagram, si te apetece: Ricardo Otero en Instagram

Tener imaginación o pasta para pagarlo

Un buen ejemplo de tener imaginación o pasta para pagarlo son estás dos opciones que me han surgido estos días.

Buscaba la forma de crear un estudio fotográfico para producto. Tan fácil como preguntarle al tío Google, como siempre. Eso es lo más fácil y no necesitas ni imaginación ni pasta, solo ganas de hacerlo.

Lo sorprendente fue encontrarme con dos formas igual de interesantes para crearlo. La idea la tenía clara. Una caja con la posibilidad de luz para que no aparecieran sombras.

Easy Product Photo StudioDiscover more exciting classes: https://skl.sh/browse-photo

Posted by Skillshare on Jueves, 7 de abril de 2016

La primera, encontrada en un grupo de Facebook. Interesante y con poco dinero. No había más que buscar una caja de cartón y un cúter o tijera. Papel y tela blancas. Algo de luz. Y listo. Caja de luz al canto.

Foto de OrangeMonkie


La segunda, algo más sofisticada y que tenemos que pedir al extranjero con el consiguiente problema de aduanas. Y hay que gastarse algo de pasta.

La pregunta es ¿cuál compensa más? - Twitéalo porfis!          

El problema siempre es el mismo. La puñetera pasta. Es que me cuesta pasta hacerlo. Es que no tengo pasta para hacerlo. Ejq….

Aquí una frase muy típica en estos últimos meses. Sal de tu zona de confort pero ya y hazlo. Piensa que sino lo haces tú, otros vendrán por detrás y lo harán.

Y así lo hicimos, nos gastamos la pasta, la aduana y dejamos para los McGiver la parte tecnológica. Ahora toca sacarle partido.

¿Me la dejas para sacar unas fotos de producto? Si, si pero pasa por caja.

Sal ahí a comerte el mundo, antes de que el mundo te coma a tí.

Yo así, paso 😉