Y tú ¿de quién eres?

¿Y tú de quién eres?

Mucho se comentan los gustos sobre redes sociales. ¿Y tú de quién eres?

Foto de www.eoi.es

Esta semana le tocó el turno al tema de las redes sociales.  Y de cómo deben participar las empresas de este maravilloso y caótico mundo del 2.0 .
Últimamente me estoy dando cuenta que, ahora si, las empresas quieren participar en las redes sociales. El problema radica en cómo, cuáles y cuánto.
Sin ninguna duda, la red social más potente la encontramos en Facebook,  pero como tal red social, no podemos esperar que las ventas se incrementen sólo por crearnos una página y escribir entradas de vez en cuando de los bonitos que son nuestros productos o servicios.
Una pregunta que nos hacemos cada vez que creamos una página de empresa de Facebook es ¿cuántos seguidores hay que tener para ser influyentes? En mi opinión, no es importante tener muchos seguidores pero si es influyente. Existen muchas formas de conseguir seguidores pero, la realidad no son los seguidores, sino los que leen nuestras entradas. Esos si son los importantes.

Otra red importante es Twitter. Para mi la que más, pero existen diferencias entre ambas. Yo creo que twitter es más profesional y en Facebook podemos llegar a mucha más gente.

La otra importante es Google . Reconozco que no es muy usada en nuestro país todavía pero, estoy seguro que en un futuro no muy lejano será una de las primeras. Yo, particularmente, si la considero muy importante y la aconsejo en todos los casos. Incluso, considero necesaria una cuenta de Google para todas las empresas. Ya si es de forma profesional, pues mucho mejor.

Pero existen miles de redes sociales en las que una empresa puede estar. Yo creo que lo que deberían las empresas, es de analizar a qué público quieren llegar, cuál es el objetivo que quieren conseguir y cuánto tiempo están dispuestos a invertir.
A partir de ahí, deberían crearse una web dinámica a ser posible con un blog y alrededor de ella, canalizar todos sus esfuerzos para participar de las redes sociales.

Una red que tengo olvidada no por interesante sino porque considero que para usarla bien hay que invertir tiempo y dinero, es Youtube.  Considerada la segunda a nivel mundial y nacional después de Facebook. Los vídeos son muy virales y los que estamos a menudo por aquí, le damos mucho valor.

Existen muchas otras pero si queremos notoriedad y que nos conozcan, éstas para mi son las importantes. No quiere decir que todas son necesarias y que sean las mejores. Sólo digo que para mí, son importantes y nos dan mucha visibilidad.

Me dejo en el tintero muchas otras como: Linkedin (con la que no puedo, por pesada), Tuenti (considerada para jóvenes), pinterest (muy currada y que últimamente utilizo como posicionamiento para productos), Foursquare, Tumblr, Instagram, etc.

 

 

La evolución del vendedor

Fuente: @alfredovela y @SocialMediaTIC_

Esta infografía habla del paso del comercial, transportador de productos al comercial que busca ser diferente para ser más exitoso.

Hace varios años y, en algunos sectores sigue funcionando, el comercial iba por las empresas o por las casas dejando productos o servicios a toda costa.
Salíamos por las mañanas, cargados de ilusiones y llegábamos por las noches con el ego muy por encima del resto. Los compañeros te decían lo bueno que eras y nos tenían envidia porque cobrábamos mucho más cada mes.
Esto ha ido evolucionando a lo largo de los años y la crisis mundial, lo ha acrecentado todavía más.
El comercial ya no es bien visto en las otras empresas, porque ha cogido una fama de superioridad por parte de los demás empleados de las organizaciones, que veían como sus propios compañeros vendedores, iban de sobraos y presumían de sus trajes y corbatas, aunque estuvieran pasadas de moda.
El comercial tiene que evolucionar, tiene que ser humilde y a la vez presumir de ser exitoso. Da igual que no lo seas, hay que poner cara de exitoso pero, nunca de superioridad. Tiene que llegar al corazón de los demás. Es la única manera de que lo escuchen y no lo vean como el que les va a quitar el dinero.

A lo largo de los años, las organizaciones han intentado educar a sus comerciales hacia un formato muy anglosajón de consultor o marketing, pero lo que no se han dado cuenta, es que siguen siendo comerciales. Tienen que interactuar con las personas de la forma en la que están acostumbrados y así conseguir sus éxitos.
De poco vale, que sepas de marketing sino eres capaz de sentarte al lado de un tercero a hablar de cualquier tema y romper el hielo en las conversaciones.
De poco vale, que seas consultor, si tu interlocutor no quiere escucharte o pasa de tí porque no le das confianza.

Me gusta esta infografía cuando dice: Ser oportuno o ser borrado. Es verdad, que en los últimos años el marketing ha cambiado la manera de compra de la gente.
Gracias a Google y a los demás buscadores, estamos informados, en todo momento, de los productos o servicios que nos gustan, porque recibimos continua información y recomendaciones de distintos proveedores.
Gracias a la aparición de las redes sociales y de Internet, como compradores podemos saber mucho de lo que queremos comprar. Hasta el punto de poder superar al vendedor.
El vendedor debe estar siempre alerta, ser eficiente y, sobretodo, rápido.  Tiene la obligación de interactuar con sus posibles clientes para que en el momento que lo demanden, se acuerden de él. Hay un dicho que siempre me quedará grabado. “El buen vendedor debe saber tirar de la campana”.
No hables de tí, ni de tu compañía.  Haz una breve presentación y después escucha a tu interlocutor. Prepárate bien la visita o entrevista. Busca información en la red. Ellos también lo hacen. Que menos que el vendedor sepa con quien va a interactuar.  El comercial tiene que ser un inside sales (o asesor del cliente). Buscar la fidelidad con el cliente para conseguir más ventas, es lo necesario para ser un vendedor exitoso.
No sigas por el camino de vender humo y tirar tarjetas. Céntrate. Prepárate las visitas y ofrece lo que el cliente quiere comprar.

En definitiva, evolucionar o morir. Toca actualizar nuestra caja de herramientas. Escuchar e investigar en redes sociales (Genial aplicación la de Hootsuite), prospección a través de las redes profesionales (tipo Linkedin) o de tus contactos profesionales. Crear una comunidad en Google +.  Gestionar todos tus contactos y tratar de conocerlos interactuando con ellos a menudo. Mucha comunicación. No hace falta estar con el cliente en su casa para comunicarse con él. Podemos interactuar de muchas maneras, no sólo presenciales. Y cerrar el trato.
Este es el nuevo comercial exitoso. El comercial que evoluciona con las nuevas tecnologías, sin dejar de lado las relaciones personales. La familia no se hace en dos días….