Puedes seguirme en Instagram, si te apetece: Ricardo Otero en Instagram

Hackear, robar, suplantar

Términos muy de moda en la época actual que te ponen a temblar en el momento que ocurre y mientras, solo queda en anécdota, que le ha sucedido a un conocido o como noticias lejanas que salen en periódicos o en la televisión.

control-remoto

¿Y si te roban tu página de Facebook?

Cada día es más importante crearse perfiles en las Redes Sociales para poder compartir experiencias y vivencias. Las empresas lo saben y quieren participar de este emocionante mundo pero ¿lo están haciendo bien?

Todos los días escucho los mismos comentarios.

– ¿Cuánto cobras?

asdffasfsdfiusaif Euros (ni escuchó el precio)

– Eso es muy caro. Deja, ya me lo hace mi hija que usa Instagram y tiene 300laiks con una foto - Twitéalo porfis!          

Siempre digo lo mismo. No cobro por lo que hago, cobro por lo que se. Y tú deberías hacer lo mismo. Si sabes hacer algo, aprovéchalo y deja para otros, lo que no sabes hacer.

Por eso, trato de rodearme de personas que pueden ayudarme en mis carencias, que son muchas. Hacer un equipo donde el cliente sea la prioridad y que todos rememos en el mismo barco.

remar-barco

Las redes sociales es un trabajo diario. Duro, en muchos casos. A mi me recuerda mucho a aquellas mañanas caminando por El Grove, puerta a puerta, tratando de vender una dichosa fotocopiadora que nadie necesitaba para enviar faxes o imprimir aquella cantidad de facturas que generaba el supervenerado software de gestión, ahora llamado ERP.

17 entradas al mes en Facebook con varias personas alcanzadas y algún que otro comentario y MeGusta.

5 Tweets diarios con algún que otro Retweet y varios MeGusta.

Una fotito o vídeo cada día en Instagram.

La página de empresa de Linkedin y el control de los contactos del jefe.

El posicionamiento en Google y la utilización de directorios de empresas para publicitarla.

Pinterest, Snapchat, Youtube, etc.

Gestionar y filtrar contenido interesante.

Espiar a la competencia y trabajar las palabras clave.

Lidiar cada día con empleados y jefes para que te dediquen unos minutos de su super importante tiempo y sacarles una pincelada de lo genial que sería informar a los demás de lo bien que lo hacen en su trabajo.

Y como no, una web gestionable para aprovechar esa información relevante para tus clientes, con un dominio propio y profesional y un hosting gestionable.

¿Un jostin qué?

¡Te parece poco trabajo!

Y todo esto sigue sin tener valor para muchas personas o empresas que piensan que Internet es algo que hay que tener pero no darle mucho valor.

pagina-de-facebook

Pero, ¡qué pasa cuando te roban tu página de Facebook! 

Ahora vienen las lamentaciones. Más de 10000 me gustas, 10000 personas alcanzadas en cada publicación con sus correspondientes comentarios y su cantidad ingente de MeGustas. 300 entradas tiradas a la basura porque los niños de la generación NiNi saben jugar con las nuevas tecnologías y joderte tu Facebook. Y todo, por no pagar a un profesional para que te lleve esa venerada página de Facebook que hasta ayer era una simple anécdota y ahora puede convertirte en el bufón del sector. Todo, por confiar en esos empleados que hoy están de puta madre y mañana te hacen la puñeta y dicen que no los tratas bien.

Y aquí una reflexión personal en un Tweet. Si estás de acuerdo, ¡Podrías compartirlo!

La seguridad debería ser siempre lo primero, en cambio es lo más infravalorado de una web… hasta que pasa lo que pasa - Twitéalo porfis!          

En todos mis proyectos, la seguridad es lo primero. Todo lo que hago, lo documento y lo entrego en el momento de reunirme con el cliente. Si necesitan algún tipo de documento que acredite mi trabajo, soy el primer interesado. Y siempre voy con la verdad por delante.

El administrador de una página de Facebook debe ser el dueño de la empresa y a partir de ahí, existen diferentes roles para publicar, compartir o generar contenido. La contraseña debe ser confidencial y debería de cambiarse de forma temporal.

Está bien que deleguemos en otras personas este tipo de trabajo. Yo soy el primero en aconsejarlo. Pero siempre que nos documenten todo lo realizado y las acciones generadas.

Y si has llegado hasta aquí, difícil porque me he tirado 675 palabras, estarás preocupado porque no te pasen estas cosas. Así que, contacta con nosotros y te ayudamos a poner todos los medios necesarios para que esto no ocurra y, en caso contrario, lo arreglamos.
Puedes estar seguro de que lo hacemos.

¡Te ayudo!